El 15% de la abogacía española está quemada por su trabajo y 65% sufre agotamiento laboral

En la sede del Consejo General de la Abogacía Española tuvo lugar la presentación del resultado de un estudio pionero en nuestro país “Estudio sobre el nivel de desgaste profesional y nivel de compromiso profesional de la abogacía española” que la Asociación Humanizando la Justicia ha promovido. Este estudio fue remitido a miles de abogados españoles mediante acuerdos con colegios y consejos de abogados e instituciones de toda España.

El acto presidido por la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española Victoria Ortega, contó con la intervención de la presidenta de la Asociación Humanizando la Justicia Mª Cruz Martín Delgado y de su directora Paloma Rodrigo.

A partir de las respuestas obtenidas de dos cuestionarios científicos y validados para medir el desgaste profesional (MBI-GS) y compromiso laboral (UWES) entre los profesionales, los abogados de toda España han respondido a preguntas sobre su implicación y sentimientos en el desarrollo de su profesión.

Tras la validación científica de estos resultados, ahora ya tenemos la primera radiografía del panorma del “burnout” y “engagement” en la abogacía española.

El principal resultado del estudio muestra que un 15% de la abogacía española sufre desgaste profesional o más conocido como “estar quemado” o “burnout”. Además, los datos muestran un alto porcentaje de agotamiento (63%) entre este colectivo profesional. Esta dimensión de agotamiento está relacionada directamente con ser mujer, mayor número de horas trabajadas, tener un horario regulado frente a un horario flexible, ser abogado de despacho frente a una empresa, ejercer la práctica penal, comunitaria y procesal, trabajar en un despacho grande y ser ejerciente.

Frente a estos datos, del estudio también se extrae que el compromiso laboral de los profesionales que respondieron al cuestionario es del 52,6% situado en un nivel promedio en sus tres dimensiones. El “engagement” se relaciona de forma directa con un mayor número de horas trabajadas, tener un horario flexible, trabajar en despacho frente a empresa, pertenecer a despachos grandes, ser ejerciente y ser asociado frente a ser socio de un despacho.

Recientemente la Organización Mundial de la Salud ha reconocido el desgaste profesional como una enfermedad laboral y estará incluida en la nueva clasificación de enfermedades CIE-11 en el año 2021. Ante esta epidemia silenciosa el disponer de datos sobre el grado de desgaste profesional y compromiso laboral es un primer paso para concienciar de la importancia del problema y poder identificar factores y acciones que protejan a los profesionales y favorezcan su bienestar emocional.

 

Compartir por:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *